USAR GAFAS y COVID

0
30

USAR GAFAS y COVID

 
Oftalmología y COVID-19.  En este punto de vista, se resumen algunos de los esfuerzos para comenzar a abordar el COVID-19 desde la oftalmología
Si bien las enfermedades oftálmicas comunes, como la degeneración macular relacionada con la edad, las cataratas o el glaucoma, tienen una relevancia clínica mínima para otras áreas de la medicina, la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) y la oftalmología han tenido conexiones e importancia inmediatas para los expertos en epidemiología hospitalaria y control de infecciones, funcionarios de salud pública y la población en general.

En el primer estudio preliminar de las características de los hallazgos oculares entre 38 pacientes hospitalizados con COVID-19 en la provincia de Hubei, China, Wu et al notificaron conjuntivitis en 12 (38%). También se detectó material viral en hisopos de la conjuntiva entre 2 de 11 pacientes (18%) analizados de esta manera.
Los hallazgos oculares que estos investigadores detectaron, como epífora, congestión conjuntival o quemosis, parecían ser más comunes en pacientes con manifestaciones sistémicas más graves. Estos hallazgos pueden haber estado relacionados con otras complicaciones respiratorias y el manejo que estaban recibiendo estos pacientes. Sin embargo, no es raro que infecciones virales como COVID-19 tengan una conjuntivitis asociada.
Estos hallazgos significaron que todos los trabajadores de la salud debían considerar no solo la transmisión respiratoria del SARS-CoV-2 por la nariz y la boca, sino también la transmisión ocular. Los epidemiólogos hospitalarios y los especialistas en control de infecciones de todo el mundo comenzaron a recomendar equipos de protección personal, para ayudar a prevenir tanto la transmisión respiratoria como la ocular.

Esto llevó a los oftalmólogos a recomendar medidas de protección específicas de su especialidad que consideraran la posibilidad de estas vías de infección. La orientación provino de varias sociedades de oftalmología, incluida la Academia Estadounidense de Oftalmología, así como de médicos de hospitales e instituciones que querían compartir sus opiniones sobre cómo hacer frente a los primeros días de la pandemia.
Si bien estas recomendaciones se basaron en el conocimiento de que la transmisión a través de la conjuntiva podría ocurrir, no todas las recomendaciones se basaron en estudios científicos que demostraran con seguridad sus beneficios.
Por ejemplo, la mayoría -si no todas- de estas pautas específicas para las prácticas de oftalmología sugirieron el uso de una protección a modo de escudo en la lámpara de hendidura para tratar de reducir la transmisión de gotitas de toses y estornudos esporádicos en pacientes con una infección presuntamente asintomática. Idealmente, el paciente, el oftalmólogo o ambos deberían alejarse del biomicroscopio al detectar un estornudo o tos que se aproxima.

Sin embargo, si no se alejaban, la evidencia reciente de video en una simulación de esta situación sugirió que estos “escudos” podrían no proteger completamente a una persona de la contaminación durante un examen. 
Para otro ejemplo, durante el apogeo de la pandemia, en un en un estudio de mejora de la calidad en Turquía, los investigadores encontraron que, a pesar de seguir las pautas para la limpieza de habitaciones entre 22 pacientes asintomáticos más 9 acompañantes, al evaluar 7 muestras tomadas al comienzo y al final del día de los protectores respiratorios de la lámpara de hendidura, así como de las superficies del foróptero, se encontró material viral del SARS-CoV-2 en 2 de las 7 muestras posteriores al examen del final del día.
Sin embargo, con la crisis llega la oportunidad de realizar investigaciones oftálmicas para mejorar la salud pública. Por ejemplo, oftalmólogos demostraron recientemente cómo los investigadores podrían usar big data para guiar la clasificación de las citas en la clínica oftálmica, donde el algoritmo desarrollado equilibró el riesgo de progresión del glaucoma con el riesgo de morbilidad por la exposición al COVID-19 durante la atención oftálmica. Quizás esta herramienta se pueda ampliar para equilibrar el riesgo de progresión de la retinopatía diabética y la forma neovascular de degeneración macular relacionada con la edad.

En otra investigación epidemiológica reciente, Zeng et al observaron al comienzo de la pandemia en la provincia de Hubei en China que entre 276 pacientes ingresados en un hospital con COVID-19 confirmado por laboratorio, la proporción de pacientes que reportaron usar anteojos de manera rutinaria fue menor que en la población en general.
Estos hallazgos sugieren la hipótesis de que los anteojos pueden actuar como una barrera que podría reducir la frecuencia con la que las personas se tocan los ojos. En un comentario adjunto, Maragakis advirtió apropiadamente que algunos pueden concluir que todos deben usar anteojos, gafas protectoras o un protector facial en público para protegerse del COVID-19 porque una sola observación no implica necesariamente causa y efecto.
Existen posibles sesgos de determinación y selección de la cohorte evaluada, y posibles variables de confusión en las que el uso de anteojos se asocia con otro factor, y es ese otro factor, no el uso de anteojos, el que confiere cierta protección.

En resumen, la oftalmología y el COVID-19 representan un momento único en la medicina. Como Sommer, quien tiene una amplia experiencia como epidemiólogo oftálmico involucrado en estudios internacionales durante casi medio siglo, afirmó en un comentario invitado, 10 brotes virales pueden ser devastadores y “han matado a poblaciones prácticamente enteras … intervenciones médicas (principalmente vacunas) y las estrictas medidas de salud pública a menudo han alterado el resultado, pero no necesariamente de manera predecible”. Las publicaciones citadas en este punto de vista son solo una muestra de los esfuerzos para comenzar a abordar el COVID-19 desde la oftalmología.
Habrá que ponerse las gafas. Aún con todo lo hablado en estos meses, sobran consejos, ya lo sabemos casi todo… Distancia, manos.
OFTALMÓLOGO ESTEPONA

fuente: OFTALMOLOGO ESTEPONA