INVESTIGAR

0
43

INVESTIGAR
   Inflamación y oxidación, posibles dianas para retrasar la degeneración de retina Exploran nuevas opciones farmacológicas que podrían reducir la inflamación y con ello retrasar la pérdida de visión que sufren estos pacientes. La retinosis pigmentaria (RP) es una distrofia hereditaria de la retina caracterizada por la pérdida progresiva e irreversible de la visión. Considerada una enfermedad rara -presenta una prevalencia de un caso cada 4.000 individuos-, se trata de la principal causa genética de ceguera en los países desarrollados y, hasta el momento, apenas existe un tratamiento efectivo, pero sí diversas aproximaciones terapéuticas. Regina Rodrigo, investigadora del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF), en Valencia, lleva más de una década estudiando nuevas terapias farmacológicas con efectos neuroprotectores frente a los efectos perjudiciales de los procesos inflamatorios y de estrés oxidativo crónico asociado a esta enfermedad. Junto con David Salom, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital de Manises, han evaluado con éxito una terapia antioxidante basada en sustancias nutracéuticas, y otra antiinflamatoria a partir de anticuerpos contra el factor de necrosis tumoral alfa (TNFα).  Además, Retina Comunidad Valenciana-Asociación Afectados por Retinosis Pigmentaria (Retina CV) participa de forma activa en estas iniciativas informando a los posibles pacientes interesados. Dianas relacionadas con la inflamación Respecto al punto de partida de los trabajo, según explica Rodrigo, “inicialmente se buscaron posibles dianas relacionadas con la inflamación y con el estrés oxidativo en muestras de pacientes con retinosis pigmentaria y se seleccionó la citoquina pro-inflamatoria TNFα como posible diana terapéutica”. A continuación, se ensayó en modelos experimentales de retinosis pigmentaria si anticuerpos dirigidos contra esta molécula eran capaces de retrasar el proceso degenerativo de la retina. “Se emplearon dos vías de administración diferentes del anticuerpo adalimumab, intraperitoneal e intravítrea, y se observó que una única dosis del mismo administrado intravítreamente retrasaba la degeneración de la retina, el proceso inflamatorio (gliosis reactiva, activación de la microglía, etc.) y mejoraba el estado redox retiniano en el modelo experimental”, apunta Rodrigo. Esos estudios previos han permitido llegar al ensayo clínico ADARET con adalimumab, un fármaco que bloquea la acción del TNFα.  “Los resultados obtenidos en el modelo experimental junto con la literatura que mostraba que este fármaco podría ser aplicado en la retina dentro de un rango aceptable, nos llevaron a proponer la realización de un ensayo clínico”.En él se pretende comprobar la seguridad de este fármaco en este tipo de pacientes y, en segundo lugar, evaluar si podría disminuir la inflamación y con ello ralentizar la progresión de la degeneración. El ensayo, que cuenta con David Salom como investigador principal y el CIPF como centro promotor, está financiado por el Instituto de Salud Carlos III y fondos FEDER, se encuentra en la fase de reclutamiento. Rodrigo expone que “en nuestra  búsqueda de posible dianas terapéuticas, se vio que el estado redox ocular también estaba alterado en los pacientes con retinosis pigmentaria -en concreto, existía una menor respuesta antioxidante que se correlacionaba con una menor función visual-”. Por ello, se diseñó una mezcla de sustancias nutracéuticas con propiedades antioxidantes que se administró oralmente al modelo experimental y, en la práctica, “la suplementación nutricional con esta mezcla retrasó la degeneración funcional y morfológica de la retina, mejoró el estado redox y redujo el proceso inflamatorio”. Rodrigo hace hincapié en que este enfoque se ha probado ya en humanos. “La composición de esta mezcla nutracéutica se diseñó para que pudiera ser empleada en humanos ajustando las concentraciones a las dosis tolerables. Con la colaboración del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia y la financiación del ISCIII, se fabricaron las cápsulas y administraron a los pacientes con retinosis pigmentaria durante dos años”. El resultado de este estudio, que evaluó el efecto de la suplementación nutricional en la función visual y el estado redox ocular, se ha enviado a una revista internacional para su publicación. Gracias por tratar la causa, y no uno y otro antiangiogenico. Esa es la diferencia en que los laboratorios encuentren un “ filón “ o realmente investigen. OFTALMÓLOGO ESTEPONA

fuente: OFTALMOLOGO ESTEPONA