África en primera persona

África en primera persona

0 456

África en primera persona

Durante Enero y Febrero de este año estuve de viaje por África. Necesitaría una larga conversación para explicar mis sorpresas: el desarrollo de Sudáfrica, la pobreza andina de Lesotho, la calma pueblerina de Botswana, el impulso de Zambia. Aunque me detendré en los contrastes de Angola, país donde más tiempo estuve y realicé un voluntariado social en torno a la atención médica.

Angola es pobre. Sus credenciales son una independencia de Portugal recién el año 1975, una guerra civil desde ese año hasta el año 2002, un PIB per cápita de US$6.000 (Chile = US$16.100), una expectativa de vida de 52 años (Chile = 79 años) y una mortalidad infantil de 98 por 1000 nacidos vivos (Chile = 7 por 1000 nacidos vivos). Y esos datos la sitúan en la medianía de la tabla africana, como para comprender el nivel de pobreza en ese continente.

Mi trabajo consistió en entregar atención médica general a todo aquel que consultase. Estuve en 2 localidades rurales. ¡¡Y se repletaba!! Tal cual los operativos de salud chilenos en que he participado, se corre la voz que hay médico gratis y la gente no para de llegar. La mayoría presentó patologías crónicas como lumbago, hipertensión arterial, etc. Y por suerte hubo muy pocos casos de infecciones agudas graves. Entonces, ¿por qué consultaban tanto? Porque hay muy pocos médicos, la cobertura es muy precaria aún, ante lo cual hay que aprovechar que venga un médico… ¡y gratis!

Angola es un país de grandes riquezas. No sólo está su gente, alegre y acogedora. Sino también su tierra, capaz de entregar cosechas 4 veces al año, y sus abundantes minerales que están entregando la mayoría de los recursos para su explosivo crecimiento actual. Pero este rápido auge llega a algunos pocos, la mayoría ve con gran lentitud los avances. La corrupción es la peor enfermedad del país, y uno de sus síntomas es una desigualdad brutal que generaría rabia hasta al más devoto de los monjes.

Si tienes la inquietud, te invito a que te atrevas y visites África. Y si es para servir a otros, mejor aún. Hay muchas ONGs trabajando de buena forma allí. Yo fui acogido por una congregación de monjas. Estando en Angola conocí otra ONG religiosa que sólo se dedica a la atención de salud. No dejes pasar el tiempo ni que te gane la desidia.

Fuente:

World health statistics 2011, WHO.

fuente: Mario J. Hitschfeld (@mariohitschfeld)

SIMILAR ARTICLES

0 112