Vocación en Enfermería ¿Aún existe?

Vocación en Enfermería ¿Aún existe?

0 503

Vocación en Enfermería ¿Aún existe?

Edgardo nos cuenta cómo descubrió su vocación de enfermero en esta gran historia y analiza la contingencia de la vocación en salud.
He leído en los diarios y he visto en la televisión varios reportajes sobre las carreras más rentables en el país, esas que permiten al egresado conseguir trabajo casi inmediatamente y que le dan una estabilidad laboral rápidamente y (se supone) una buena o excelente retribución monetaria en un corto tiempo. Sigue estando en esta lista algunos clásicos como Ingeniería (con sus variantes) y Medicina; pero últimamente ha aparecido en los rankings una carrera que está “de moda” ¿Cuál es? ENFERMERÍA; sí, la misma carrera que elegí estudiar hace ya 15 años y la misma carrera que me hace escribir esto hoy. 
Les voy a contar una historia. Desde que aprendí a hablar, por alguna razón misteriosa, cuando me preguntaban que quería ser cuando grande yo decía Médico y específicamente Neurocirujano; ¿Cómo decidí eso? Ni idea porque en mi familia no hay médicos y tampoco gente relacionada con la salud, pero bueno eso fue lo que dije toda mi niñez y adolescencia. Cuando llegó el momento del término de la etapa escolar, comprendí que ese sueño no satisfacía completamente mis expectativas y, más importante aún, entendí que no iba a poder estudiar Medicina porque no me había esforzado lo suficiente en los 4 años de enseñanza media y mi promedio de notas era “del montón”, ahí abrí los ojos y descubrí que finalmente el sueño de ser neurocirujano no era mi sueño, sino el de mi familia. Pero no todo estaba perdido, algo me decía que debía seguir una carrera relacionada a la medicina, algo que se pareciera (según yo) y ahí apareció el nombre de Enfermería ¿Qué se hacía en esa carrera? Según mi abuelita, la mujer más importante en mi vida después de mi madre, esa carrera era para servir a los médicos y sacar chatas, según yo, era una carrera similar a medicina (que perdido estaba) que me permitiría conocer el mundo universitario y quizás con buenas notas, cambiarme a medicina para satisfacer a la familia. El por qué insistía en una carrera del área de la salud, fue para mí un misterio por exactamente un semestre, hasta que descubrí la palabra VOCACIÓN; y la descubrí en una situación muy dolorosa para mí. 
Corría el año 1998, exactamente el 28 de julio, cursaba yo el primer año de la carrera de Enfermería en la Universidad de Concepción y estaba en mi casa con mi bisabuelita (vivía con ella) esperando para acompañarla al dentista, ella tenía 93 años y era absolutamente independiente en su quehacer. En un momento sube al 2° piso a buscar algo y siento un grito de dolor, corro hacia su pieza y la encuentro tendida en la cama sin movimiento ¿Qué hice? Intenté reanimarla, llamé una ambulancia, la llevamos al SAPU pero lamentablemente ya había fallecido; en ese momento entendí lo que mi profesora de Introducción a la Enfermería había dicho en cada clase desde marzo “para estudiar enfermería, que es un arte y una ciencia, se debe tener vocación”; todo tenía sentido en ese momento para mí y lo sigue teniendo. En ese momento comprendí que era Enfermería la profesión que debía tener. 
Aquí es donde se une el pasado con el presente; ese año 1998 yo entendí qué era la vocación y comencé a disfrutarla y hoy año 2012 he visto como esa vocación ha ido muriendo paulatinamente. 
Llevo 9 años egresado, he trabajado con enfermeras/os de mi edad y mayores principalmente, pero de un tiempo a esta parte, me he relacionado con profesionales de enfermería más jóvenes y he visto como ha ido desapareciendo la vocación en enfermería. Ojo que no estoy generalizando, solo estoy diciendo que cada vez hay más personas estudiando enfermería por artículos como los que han salido en diarios y televisión y no porque les nace ayudar a mejorar o a bien morir a un ser humano. Tampoco he mencionado si son egresados de universidades públicas o privadas, porque no va en eso; quizás esta falta de motivación y preocupación por los demás sea parte de la modernidad, vivimos en una sociedad “yoista y el resto que me importa”, una sociedad materialista y consumista que presiona para que compres todo lo que ofrece y como todo se compra con dinero, se busca ganar plata de forma “fácil” y como Enfermería está en el top del ranking, saquen ustedes sus conclusiones. 
Ser enfermero/a requiere un esfuerzo muy grande, tanto a nivel personal, familiar, físico y mental; relacionarse con la vida y la muerte, apoyar en momentos de crisis a personas que jamás has visto; sacrificar feriados, fiestas, cumpleaños y demás para no dejar tu servicio descubierto; pasar noches enteras despierto trabajando sin parar; esas cosas necesitan de amor por la profesión y es eso lo que veo cada vez menos en las nuevas generaciones de enfermeros/as. Por eso intento inculcar cada día a mis alumnos en la universidad que busquen esa veta de ayuda, que la saquen y perfeccionen cada día y que jamás la pierdan. Ojalá nunca se acabe la vocación en Enfermería ya que en ese momento perderemos todo lo ganado durante tantos años de sacrificio de parte de tantas y tantos profesionales que se esforzaron por hacer de la nuestra ya no un oficio sino que una noble profesión. 
Finalmente les digo que cuando Enfermería deje de estar en los rankings de top ingresos, seguiremos ahí los que sabemos que estudiamos 5 años no para ganar dinero ni tener status, sino que para poder compartir y darnos el gusto de ayudar a esa persona y a esa familia que no conocemos pero que nos ve como el nexo entre la medicina y el paciente, el segmento más humano del equipo de salud. 
Edgardo Loyola Neira
Enfermero  UdeC 

fuente: medicamentoso Vocación en Enfermería ¿Aún existe?

SIMILAR ARTICLES

0 23

0 25