Timerosal y autismo: la gran estafa

Timerosal y autismo: la gran estafa

0 50

Timerosal y autismo: la gran estafa

Esta columna fue originalmente publicada en el blog El Efecto Rayleigh

El miércoles pasado estuve en Radio ADN conversando con Beatriz Sánchez sobre el timerosal y su posible relación con el autismo. Me involucré en este tema porque me impresionó la enorme desinformación al respecto y la verdad me dio rabia que los legisladores de mi país hayan despachado una ley tan ridícula, de espaldas a los expertos.

Una de las cosas que Beatriz Sánchez me dijo en ese momento me dejó pensando. Me dijo: “hay evidencia de los dos lados y la gente común y corriente no sabe a quien creerle”. Su pensamiento estaba impulsado por las declaraciones de Bioautismo y de Cristina Girardi, quien minutos antes había estado en el estudio defendiendo el uso de Yahoo Respuestas en la elaboración de la ley. Ella decía que al final lo importante eran los casi 150 estudios que confirmaban una relación causal timerosal-autismo. Luego, en contacto telefónico con la directora de Bioautismo, me mencionó al grupo de “expertos internacionales” que los apoyaban: Paul King, Janet Kern y los famosos Geier, Mark y David (padre e hijo).

¿Donde está el gran problema aquí? Resulta que la OMS tiene una opinión totalmente contraria a la postura de la ley chilena. La OMS dice que no recomienda a ningún país cambiar su política de vacunas aduciendo razones de seguridad por el contenido de timerosal:

Luego de revisar la evidencia epidemiológica actual y el perfil farmacocinético del timerosal, el Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas concluyó que no existe actualmente ninguna evidencia de toxicidad por mercurio en lactantes, niños o adultos expuestos al timerosal de las vacunas. Se concluyó que no hay razón para cambiar las prácticas actuales de vacunación con vacunas que contienen timerosal por motivos de seguridad. La seguridad de las vacunas que contienen tiomersal se revisa a intervalos regulares. Mientras tanto, la evidencia disponible justifica la recomendación actual de la OMS con respecto a las vacunas que contienen timerosal, las que no deberían ser modificadas.

¿Cómo es posible esta discrepancia? ¿Por qué Bioautismo llega a una conclusión radicalmente opuesta a la de la Organización Mundial de la Salud? ¿Qué sabe Bioautismo sobre el timerosal que la OMS no sabe? O más bien ¿De dónde sale la información que Bioautismo proporcionó para la ley chilena? Hace unos días atrás el Dr. Francisco Bengoa –quien también ha estado informando activamente sobre este tema– me envió la lista de publicaciones que, según Bioautismo (BA) y Cristina Girardi (CG), contiene la evidencia científica que demuestra que el timerosal causa autismo. Eso quiere decir que BA y CG manejan información que demuestra que la OMS está equivocada y que por lo tanto la población del mundo está en peligro. ¿Es así?

El primer paper que leí era el que probablemente estaba publicado en la mejor revista científica de todo el listado –una que CG llamó “JAVA” en CNN Chile pero que se llama JAMA Pediatrics (The Journal of the American Medical Association – Pediatrics). Comencé a leer el paper y me di cuenta en seguida que no tenía relación alguna con timerosal. Era un estudio que básicamente mostraba que los niños que tienen hermanos diagnosticados con autismo tienen 7 veces más probabilidades de ser diagnosticado con autismo que los que tienen hermanos sin autismo. Eso es todo. A lo más el estudio confirma que el autismo tiene un componente genético importante; algo que ya se sabía. ¿Por qué esta el paper en el listado? Ni idea.

El segundo paper es de un grupo Chino, de la Universidad de Xi’an Jiaotong. Es un trabajo experimental, publicado en una revista de cuarta categoría (índice de impacto 1,4). El estudio (Effect of thimerosal on the neurodevelopment of premature rats) consistió en inyectar de manera intramuscular timerosal puro en ratas prematuras en concentraciones tan altas como 131 µg/Kg (una vacuna estándar tiene 25 µg de timerosal). Me puse a ver los resultados y son a lo menos discutibles. Los únicos efectos biológicos observados son con la concentración más alta de timerosal. No hay ningún efecto con las concentraciones más bajas. Este tipo de respuestas binarias, que muestran ausencia de relación dosis-respuesta, son a lo menos sospechosas. Por cierto, ninguno de los experimentos permite concluir que las ratas inyectadas padecían de autismo o de un cuadro similar.

El tercer estudio era un análisis estadístico no experimental de un “Investigador Computacional Independiente” (dixit), es decir, alguien que en su tiempo libre había juntado datos y había aplicado algunos test estadísticos tratando de encontrar asociación entre timerosal y autismo. El trabajo fue publicado también en una revista de cuarta categoría (está en el lugar 65 de las 85 revistas de toxicología). Nuevamente, no se puede concluir nada de aquel trabajo, que es un día de pesca estadístico (jerga que usamos cuando alguien aplica test estadísticos a un set de datos hasta dar con el resultado que busca).

Luego, vienen los papers que más me llamaron la atención, ya que aparecen por fin los nombres que BA y CG mencionaban como sus asesores expertos: Janet Kern, Paul King y los Geier (padre e hijo). De este grupo, logré averiguar que Paul King es químico analista retirado con un doctorado en química. Ejerció como investigador asistente (ayudante en un laboratorio de investigación) un año pero casi toda su vida trabajó en la industria. Janet Kern aparentemente también tiene un doctorado (al menos eso dice su perfil de Research Gate) y trabaja ¡oh, sorpresa! no en una Universidad, sino que en el “Institute of Chronic Illnesses” (ICI). Seamos justos, conozco a varios investigadores de renombre que no trabajan en Universidades. Por ejemplo, la Fundación Ciencia & Vida de Chile, cuyo director es Premio Nacional de Ciencias.

¿Cómo saber si un Instituto es “de verdad”? Mirando su financiamiento. El ICI es una institución sin fines de lucro fundada por… Mark Geier, quien es además el director. Este instituto se ha encargado de la publicación de la mayoría de los papers de la lista de BA y CG. ¿De dónde sale el dinero para investigar? Si fuera un instituto respetable en Chile, saldría de Conicyt, donde uno concursa para obtener fondos y los proyectos son evaluados por pares, nacionales y extranjeros. Así ocurre con los proyectos de la Fundación Ciencia & Vida que mencionaba arriba.

Pero el ICI es diferente. Obtiene su financiamiento del ASD Centers, un centro medico integral para el tratamiento del autismo que es dirigido por –sorpresa– Mark Geier y donde su hijo también trabaja haciendo diagnósticos y evaluaciones, incluyendo exámenes médicos. El problema es que él no es médico y recibió una sanción por jugar con estetoscopios. Además del dinero que llega desde ASD Centers, también el trabajo ha sido financiado por familias ligadas a grupos anti-vacunas, todas del mismo perfil que BA. Paul King aparece asociado a CoMeD Inc. (Coallition for Mercury Free Drugs, sin fines de lucro) en las publicaciones. Una breve búsqueda de CoMeD me llevó a esto: el 2009, el presidente y vicepresidente de CoMeD eran… Mark y David Geier, respectivamente. El 2010 aparece Paul King como secretario. CoMeD tiene como objetivo eliminar el mercurio (timerosal) de todos los fármacos del mundo y recibe financiamiento de ASD Center, el ICI y Medcon (que también es dirigido por los Geier). ¿En qué gastó la plata CoMeD?: básicamente en viajes y abogados. Han presentado casi 100 demandas por intoxicaciones con timerosal  y siempre presentan el testimonio experto de Mark Geier. Bueno, presentaban: su testimonio ha sido cuestionado por ser “intelectualmente deshonesto” y por “opinar en áreas en las que no tiene formación, experiencia o habilidad”

¿Lo van pillando? Lo que tenemos aquí es una elaborada estafa, en la que el principal motor es la generación de evidencia pseudocientífica publicada en journals de muy bajo perfil, muchos de ellos sin revisión por pares. Esto genera el impulso que necesitan para mantener el tema timerosal-autismo funcionando y por lo tanto llevando clientela al ASD Centers. Ahí generan el dinero a manos llenas, cobrando un dineral por tratamientos tan aberrantes como el protocolo Lupron, que consiste básicamente en castrar químicamnete a los niños autistas. Luego, transfieren parte de ese dinero al ICI, que genera más papers y al CoMeD, que hace lobby y presenta las demandas.

Estoy convencido que Bioautismo y Cristina Girardi han sido víctimas de un grupo de estafadores profesionales.

Según la información proporcionada por Bioautismo, Mark Geier estuvo en Chile como asesor de la comisión de salud del senado, presidida en ese momento por Fulvio Rosi. Bioautismo corrió con los gastos. El ASD Centers se encuentra en este momento haciendo una expansión y entregando franquicias como si fueran un McDonald’s. No me extrañaría que pretendan internacionalizar el negocio.

Esto es francamente un escándalo  de marca mayor.

Conoce a Gabriel León

Científico, Biólogo Molecular de Plantas y Divulgador de la Ciencia | Scientist, Plant Molecular Biologist & Science Communicator

The post Timerosal y autismo: la gran estafa appeared first on Frecuencia Médica.

fuente: Gabriel León

SIMILAR ARTICLES

0 55

0 55