Nuevo medicamento para prevenir el VIH: mucho ruido y pocas nueces

Nuevo medicamento para prevenir el VIH: mucho ruido y pocas nueces

0 338

Nuevo medicamento para prevenir el VIH: mucho ruido y pocas nueces

Como ha trascendido en estos últimos días, un panel de expertos externos de la FDA ha recomendado por primera vez a la entidad aunque no de manera unánime la aprobación de un medicamento para prevenir la infección por VIH en personas pertenecientes a los grupos de mayor riesgo de contraer esta infección mediante un cambio de indicación terapéutica. 
Truvada combina dos fármacos antirretrovirales
que se usaban por separado en pacientes VIH positivos.
El medicamento, registrado con el nombre de ‘Truvada’ perteneciente a Gilead Sciences, se trataría del primero en la historia para el control de la infección por VIH de acuerdo a sus fabricantes. Por el momento, el fármaco de Gilead combina tenofovir- conocido como ‘Viread’- y emtricitabina, con el nombre comercial ‘Emtriva’ y se encuentra aprobado por la FDA pero como tratamiento para el VIH y se toma en combinación con los actuales fármacos antirretrovirales.
El Comité Asesor de Medicamentos Antivirales, que asesora a la FDA votó 19 a 3 a favor de la prescripción del fármaco para hombres homosexuales que sean VIH-negativos, 19 a 2 con una abstención a favor de recetarlo a personas no infectadas cuyas parejas tienen VIH y 12 a 8 con dos abstenciones para el resto de los grupos de riesgo, por lo que restaría que este panel emita la recomendación que será remitida a los responsables de la FDA, los cuales deben decidir en concreto si se debe dar la aprobación final a esta nueva indicación de ‘Truvada’.
Mayor cautela
Los miembros que votaron en contra destacaron que, antes de darse el visto bueno, debería haber más datos sobre la eficacia del fármaco para justificar su uso en la población en general. Es así como el doctor del Instituto Nacional del Cáncer, Wood Lauren, que se mostró contrario a su aprobación, ha señalado que los estudios clínicos no miden los peligros del fármaco, especialmente entre los afroamericanos, donde podrían registrar un mayor número de problemas renales. 
Asimismo, el comité mostró su preocupación por las posibles implicaciones educativas que pueden conllevar su aprobación. Por ello, aconsejaron que la población de riesgo usuaria de este fármaco sea sometida obligatoriamente a la prueba del VIH regularmente.
“El potencial de daño aquí es grande. Si no fuéramos a prestar atención a esto, tendríamos la posibilidad de que el comité asesor haga más daño que bien”, ha señalado la presidenta del comité, la doctora Judith Feinberg, de la Universidad de Cincinnati College de Medicina.
Durante la evacuación se escucharon a más de 30 personas, activistas de la comunidad estadounidense de VIH, que manifestaron sus dudas sobre un fármaco que podría desalentar el uso del condón y ofrecer falsas esperanzas a las personas sanas. Asimismo, se mostraron preocupados porque finalmente se pueda usar ‘esporádicamente’ entre la población sana, aumentando así el peligro de la creciente resistencia.
“Van a tomar el medicamento cuando creen que lo necesitan”, dijo la doctora Catherine Chien, que como muchos de los 38 testigos públicos de la reunión sin fines de lucro trabaja con la AIDS Healthcare Foundation. “Esto dará lugar a mayores tasas de infección por el VIH y mayores tasas de resistencia a los fármacos del VIH”, añadió.
No es un free-pass
Si llegase la aprobación, ‘Truvada’ no garantiza con total seguridad que se pueda evitar el contagio si existen relaciones sexuales con una persona infectada con el VIH. Es muy importante que esta indicación no se interprete como un pasaporte libre y seguro contra el contagio. De ningún modo elimina el uso responsable de preservativos o mantención de pareja estable, entre otras recomendaciones conocidas. Esto último porque existe un gran número de enfermedades de transmisión sexual (hepatitis B, gonorrea, sífilis) que no abarca ‘Truvada’ y que pueden evitarse o disminuir su contagio por medio de los métodos de prevención actuales.
Otro de los peros es que ‘Truvada’ es caro. El precio en EE UU es de más de 10.000 dólares anuales (alrededor de cinco millones de pesos chilenos), por lo cual se convierte en accesible tan solo para un pequeño grupo de personas que puedan pagarlo.
Antecedentes
Si bien desde el año 2004 la comunidad científica utiliza el medicamento como una terapia exitosa en el manejo de pacientes VIH positivos, transformando esta enfermedad en una patología crónica controlable, recientemente diversos estudios han establecido que el consumo preventivo del medicamento reduce el contagio de manera considerable.
En diciembre del 2010, la New England Journal of Medicine publicó el primer estudio sobre uso profiláctico de este fármaco, sobre 2.499 pacientes, que estableció que en grupos de alto riesgo -en este caso varones homosexuales- se reducía el contagio en un 44 por ciento, cifra que fue ampliada hasta el 66 por ciento en cualquier grupo de adultos sexualmente activos, según las conclusiones de la Conferencia Mundial sobre Sida celebrada en Roma en julio de 2011.
En todo el mundo hay unas 2,7 millones de nuevas infecciones de VIH cada año, según ONU/SIDA. Se espera que la FDA presente su decisión el 15 de junio del presente año.
Fuentes: FDA, CNN Health

fuente: medicamentoso Nuevo medicamento para prevenir el VIH: mucho ruido y pocas nueces

SIMILAR ARTICLES

0 9

0 8