Lo esencial es invisible a los ojos

Lo esencial es invisible a los ojos

0 382

Lo esencial es invisible a los ojos

A propósito del tristemente celebrado hit del momento “Adiós tía Paty, adiós tía lela” es que me convenzo de que el maltrato infantil es un problema de salud pública vigente en nuestro país y que para su solución no son suficientes las campañas preventivas si aún el castigo físico es concebido como una forma de disciplina adecuada para educar.
Con el objetivo de unificar criterios respecto de su definición, es que en el año 1999 la Reunión de Consulta de la OMS sobre la Prevención del Maltrato de Menores determinó lo siguiente:
“El maltrato o la vejación de menores abarca todas las formas de malos tratos físicos y emocionales, abuso sexual, descuido o negligencia o explotación comercial o de otro tipo, que originen un daño real o potencial para la salud del niño, su supervivencia, desarrollo o dignidad en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder”.
Basándome en esta definición y en el 4° Estudio de Maltrato Infantil en Chile, publicado por la Unicef en octubre de este año, me detendré a reflexionar respecto de algunos puntos que considero necesarios dada la popularidad y atención mediática de este video:
1. El maltrato de menores incluye gritos, insultos o garabatos, burlas frente a terceros, amenaza de golpes, así como también, cachetadas, palmadas, zamarreos, puñetazos y mordidas.
2. Validar la agresión física o psicológica como método de crianza demuestra una alteración profunda en las relaciones familiares, pues éstas debieran otorgar a los niños seguridad, comprensión y resguardo, en vez de abandono y estrés.
3. Obligar a los niños a entender que sus padres son una autoridad a la que deben obedecer sin cuestionamientos y en pro de su felicidad es tan doloroso como el golpe mismo y es el reflejo de una sociedad enferma que avala el abuso como comportamiento normal.
4. El maltrato infantil dificulta el desarrollo emocional del niño al modelar el cerebro en función de las experiencias de cada día. Es así como se explican las heridas estructurales permanentes que en el adulto se exteriorizan como desadaptación social, trastornos de personalidad, bajo rendimiento escolar, abuso de drogas y depresión.
5. La utilización de métodos formativos sustentados en el miedo y la dominación es común y frecuente en todos los estratos socioeconómicos, aunque su incidencia es mayor en niños que viven en condiciones de pobreza y cuyos padres poseen un nivel educacional bajo.
6. Tenemos un enorme desafío en cambiar la mentalidad y la cultura, desde una centrada en el autoritarismo y en la satisfacción de las necesidades de los adultos, por una capaz de reconocer y defender los derechos de los niños y niñas.
7. Nuestros niños requieren para ser felices de amor y afecto. De esa forma construyen su autoestima y su sistema neurológico. No les demos la espalda.

“Sólo el corazón puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”

fuente: Ange_arenass Lo esencial es invisible a los ojos

SIMILAR ARTICLES

0 21

0 23