La ley de los alimentos que no alimentan

La ley de los alimentos que no alimentan

0 451

La ley de los alimentos que no alimentan

Hace mucho mucho tiempo, en un país muy cercano, les contabamos sobre un nuevo proyecto de ley que pretendía normar la rotulación de alimentos, con el fin de dar a conocer a la población tales o cuales alimentos eran mas o menos sanos en determinados aspectos, inclusive protegiendo a los niños, sobre cual es la forma en que se puede hacer publicidad en los alimentos y también regulando los alimentos que se pueden vender en establecimientos educacionales. Luego les comentamos con toda la rigurosidad del caso cuales eran las problemáticas que pudiese generarse en la implementación de esta ley, que a todas luces pretendía ser la punta de flecha en la lucha contra la obesidad en nuestro país. Y digo pretendía, porque al parecer legislar no es el único camino que debemos recorrer para lograr mejorar nuestro Chile, ya que el Ministerio de Salud, en esta etapa de implementación de la ley, se ha valido de un artificio válido, pero cuestionable para lograr que esta ley pierda toda utilidad.

Para que la ley sea aplicable, el Minsal realiza un reglamento, que permite definir que alimentos son considerados envasados y cuales no, y además determina cuales son los niveles con los que un alimento se considera “Alto en Azucar” o “Alto en grasas”. Antes de que saliera este reglamento publicado, el senado solicitó una copia de este y que podemos ver en el siguiente link. En el que los niveles para considerar un alimento son tan ridículos, que la gran mayoría de los alimentos quedan fuera del alcance de la ley. Por ejemplo, una bebida gasesosa tiene 11 gramos de azúcar (+ de 2 cucharaditas de té) en 100 ml, o sea, cuando usted se toma una lata de 350 ml ingiere 38,5 gramos de azúcar (8 cucharaditas de azúcar). Pues bien, este reglamento establece que para que una bebida gaseosa sea alta en azúcar, ésta debe contener sobre 12,5 gramos en 100 ml. O sea, las empresas podrían agregar aun más azúcar a sus productos y podrían seguir sin un rótulo que las identifique como con alto contenido en azúcar.

Aún más, no se establece el criterio utilizado para considerar estos alimentos como altos o bajos en sal, sodio, o azucar.

La verdad queda claro que esta es una más de esas ocasiones en donde se promulga una ley tan solo para “acallar” a quienes les gustaría regular situaciones como esta, pero que en la practica, con reglamentos como el que tuvimos ocasión de ver, hacen que pierda total fuerza.

Si estás en contra de esta ley, o quieres informarte más, puedes pasarte por esta petición publicada en Elquintopoder.

Foto: Flickr cc

fuente: Luis Avila

SIMILAR ARTICLES

0 1

0 2