Hongos Tíbicos: ¿Otra de Salfate?

Hongos Tíbicos: ¿Otra de Salfate?

1 637

Hongos Tíbicos: ¿Otra de Salfate?

Hace un tiempo una colega llegó al turno con un frasco y una carta, decia que lo traia de regalo para quien quisiera. Al ver mi cara de pregunta me explicó de que se trataba.

Granos de Káfir.

Son los conocidos “Hongos Tibetanos” me cuenta, los que muestra Salfate en televisión (fue en ese instante cuando se ganó todas mis dudas y le pedí que me contara mas). Me explica que el agua en que crecen estos hongos tiene múltiples propiedades curativas, que según se dice podrían sanar hasta el cáncer. Las teorías de su origen son diversas, se dice que vendrían desde el cáucaso donde surgió el Kéfir de leche. También podría ser búlgaro e incluso mexicano. La “leyenda” dice que habrían sido traídos a América por la Madre Teresa de Calcuta para ser repartidos entre los enfermos de escasos recursos que no tienen acceso a la medicina tradicional, esto con la condición de que sean compartidos en forma gratuita con la gente que mas lo necesita y acompañados con una carta donde se cuenta la historia de estos hongos y se explica como prepararlos. Su supuesto origen tibetano es entonces el que les da su nombre.

Como a Salfate no le creo ni lo que reza quise averiguar si todas estas propiedades milagrosas tienen algún asidero científico.  A principio del siglo XX el científico ruso Elie Metchnikoff demostró que la en ese entonces llamada Leche Búlgara era creada por bacterias que convertían la lactosa en ácido láctico, entonces al ser consumida hacía imposible el desarrollo en el intestino de microorganismos dañinos derivados de la descomposición de los alimentos. A los hongos tíbicos se les atribuye la capacidad de revitalizar tejidos dañados por traumatismos y por infecciones recurrentes. Dicen también que alivian molestias gastrointestinales, infecciones urinarias, que ayudan a bajar de peso e incluso que curan el cáncer. Claro, ninguna de estas aseveraciones ha sido comprobada cientificamente y no existen estudios ni referencias al respecto (¡GOL!).

Estos hongos se preparan en una solución de agua con algún componente azucarado, por lo que los diabéticos deben tener especial precaución, también las personas con gastritis ya que su alto contenido de ácido láctico podría empeorar el cuadro.

Si bien sus propiedades curativas no han sido demostradas, por su alto contenido de probióticos se les considera como una buena alternativa para las personas que no desean (o no pueden) consumir leche o que tienen una dieta vegetariana. Incluso, si se embotella, se genera una bebida carbonatada, por lo que puede ser una alternativa de bebida para niños y adultos.

En conclusión, no es dañino (si se usa tomando las precauciones antes mencionadas), pero tampoco es maravillosamente curativo. Quizás sea bueno investigar un poco mas antes de vender y/o comprar milagros.

 

fuente: Franmidwife Hongos Tíbicos: ¿Otra de Salfate?

SIMILAR ARTICLES

0 1

0 2