Grave omisión sobre la depresión

Grave omisión sobre la depresión

0 393

Grave omisión sobre la depresión

Hace algunos días se conoció en la versión online del diario El Mercurio de Chile un reportaje sobre el Proyecto Optimi, el cual permitiría predecir en sujetos su probabilidad de sufrir depresión a lo largo de la vida. Se estaría logrando, por primera vez, algo que otras áreas de la medicina ya lograron hace muchos años. Por ejemplo, la cardiología hace mucho tiempo que posee algoritmos para predecir el riesgo cardiovascular en cada sujeto. Este consorcio europeo estaría liderando un avance espectacular dentro de la psiquiatría.

Pero no es así. Ellos no están solos en esto ni son los primeros.

Lo que este reportaje omitió es que ya existen metodologías para predecir el riesgo de un sujeto a sufrir depresión a lo largo de la vida. Y una de esas metodologías es el algoritmo del estudio PredictD publicado a finales del 2008 en la revista Archives of General Psychiatry, una de las publicaciones científicas con más impacto dentro de la psiquiatría, en cuyo equipo de autores participó activamente el equipo chileno del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Concepción liderado por el Dr. Benjamín Vicente.

O sea, doble falta. El reportaje fue incompleto y más encima se omitió una investigación de primer nivel en que chilenos son co-autores. Mal.

Ambas investigaciones, como otras en su tipo, buscan responder lo siguiente: ¿cómo influyen los factores de riesgo poblacionalmente conocidos para tal condición, en el sujeto que tengo al frente mío? Se sabe que la edad, sexo, estado civil, haber tenido depresión en la vida, antecedentes de eventos estresantes, entre otros, son factores de riesgo para depresión. Pero cómo ellos se conjugan en un sujeto en particular, definiendo su riesgo a caer en depresión, es lo que se desea conocer.

El estudio PredictD responde esa pregunta proponiendo un algoritmo que sería utilizable en atención primaria. Fue aplicado en Portugal, España, Holanda, Reino Unido, Eslovenia, Estonia y Chile, arrojando buenos resultados. Esto significa, buena correlación entre esos países -el test es igual de efectivo en Chile como en Estonia- y buena fiabilidad -alrededor de 80% en promedio-. Y puedes probarlo tu mismo aquí.

Entonces, ¿qué es lo que aporta el Proyecto Optimi? ¿Sólo está repitiendo lo ya hecho, aunque con más parafernalia? No, al contrario, aporta 4 elementos muy relevantes: 1) dice elevar la fiabilidad a un 85%; 2) incluye variables fisiológicas del sujeto, como la frecuencia cardíaca y nivel de cortisol basales, ampliamente documentadas como variables relacionadas a la depresión; 3) utiliza tecnología de alto nivel, poniendo esta metodología a la vanguardia entre las de su tipo; y 4) se plantea explícitamente el objetivo de buscar técnicas terapéuticas a la medida del sujeto para abordar su riesgo particular de sufrir depresión en el futuro, es decir, se hace cargo del problema. Y por último, una debilidad de este proyecto es su escasa referencia bibliográfica, lo que hace dudar sobre su real trabajo en red con la comunidad científica.

Tal cual lo dice nuestra editorial de este mes, hay que ser críticos con lo que se publica. Un medio de tanto impacto como Emol.com no puede entregar información en forma tan incompleta. Y si los profesionales de la salud no mencionamos estas omisiones y luego aportamos en su mejoría, es imposible pedirle a nuestros pacientes que lo hagan por su propia cuenta.

fuente: Mario J. Hitschfeld (@mariohitschfeld) Grave omisión sobre la depresión

SIMILAR ARTICLES

0 16