Debemos cambiar nuestra forma de ver la salud

Debemos cambiar nuestra forma de ver la salud

0 389

Debemos cambiar nuestra forma de ver la salud

Cuando hago mi práctica en el hospital siempre me ha llamado la atención la seriedad del trabajo, lo triste del ambiente, el trato jerarquizado entre el equipo de salud y de parte de ellos hacia el “paciente”. Una visión que muchos de los estudiantes de medicina estamos acostumbrados a vivir día a día, y lo peor de todo, pensamos muchas veces en que esa es la única medicina, la que vale la pena. No obstante, si uno comprende que la salud de las personas está principalmente en el fortalecimiento de la salud primaria, de los CESFAM y policlínicos, pues  el nivel de resolutividad de la APS, considerando que en cada consulta médica de las personas que acuden a un consultorio, de cada 300 a 400 problemas de salud, se derivan 10 (2,5% al 3,3%). Lo que dicho de otra manera, significaría que los médicos de APS resuelven entre el 96,7% y el 97,5% de los problemas de salud de la comunidad (1). Por otro lado, si entendemos que la prevención y promoción de salud podría disminuir considerablemente las morbilidades crónicas y los costos que hoy en día se deben gastar en salud, nos daríamos cuenta de lo equivocado que estamos y lo maleable de las políticas hacia el sistema de salud, transformando la necesidad en una mercancía,  alejándose de este modo de la realidad y la necesidad de la población chilena.

articuloDebemos romper las barreras sociales, la especialización masiva no solucionará los problemas de salud, la creación de hospitales gigantes no se hará cargo de la mayoría de las determinantes sociales que producen morbilidad y afectan la salud de nuestra población. Nuestra misión es fortalecer la salud cercana,  generar las herramientas para que las personas se empoderen y comprendan que la mayoría de las patologías pueden ser prevenidas en conjunto, a través de comunidades y poblaciones organizadas. Por otro lado, si comprendemos que un equipo de atención primaria eficiente y con recursos suficientes podría brindar la resolución de la mayoría de los problemas referidos a la relación salud- enfermedad, miraríamos con otros ojos la organización en salud.

Por último, si comprendemos que una educación, trabajo y vivienda digna también es salud, tomaríamos consciencia de la necesidad de construir y luchar por nuestra gente, fuera de egos y estatus.

Nos queda mucho, pero debemos empezar a derribar mitos y barreras.

(1)   Medwave 2012 Dic;12(11):e5571 doi: 10.5867/medwave.2012.11.5571

pabloAlex Eduardo Ortiz Cabezas. Estudiante de quinto de Medicina en la Universidad Católica del Maule. Vicepresidente del centro de estudiantes 2010-2011 y Vocero del Pleno de Presidentes de la universidad 2011. Actual Presidente del centro de estudiantes 2013-2014. A un semestre de ser interno del Hospital Regional de Talca, soy defensor de la salud pública, de la prevención y promoción de salud, del empoderamiento de la población y la autogestión del mismo. Soy integrante del Centro de Estudios Dr. Edgardo Enríquez de la UCM, en donde queremos trabajar por una educación y salud según las necesidades del pueblo de Chile. Me gustar escribir de Salud y Educación.

fuente: Invitado

SIMILAR ARTICLES

0 62

0 63